MI GENERACION LO VIO, LO DIJO PERO…

Al final de cuentas, pertenecemos a una generación de guatemaltecos que hasta ahora ve como fracasados sus sueños de cambiar al pais, y es que en los noventas con la firma de la paz hubo una emancipación ideológica, una emancipación de amor y de buen rollo, todo esto liderado culturalmente  por el rock y sus diferentes modos y vertientes de expresión que brotaron en esos días.  Han pasado dos décadas desde este auge cultural dominara la escena y ahora nos vemos ante la disyuntiva, ante el cruce del camino,  ante el escoger, si seguir viviendo en la nube generacional en la que se ha vivido o si verdaderamente esta generación X va a tomar un papel mas protagónico en la vida civil del pais y del mundo.

Se por experiencia que casi toda la comunidad artística le rehuye a la participación  política , lo se porque al querer armar las diferentes sociedades de gestión colectiva, me pude dar cuenta de la mucha apatía a participar, de la mucha desconfianza y de la  mucha ansia de protagonismo fácil.

La falta de participación ha llevado a que precisamente la sociedad y los liderazgos sean tomados por individuos que no precisamente llegan a ser los mas calificados para dirigir los destinos de los diferentes grupos sociales. Los liderazgos que se necesitan en una sociedad son tan diversos como la sociedad misma y la clase artística necesita tomar el papel que le corresponde como verdaderos líderes, o sea que nosotros la clase artística de esta generación debemos de asumir la responsabilidad de ya sea travez de nuestro modo de vida, a travez de nuestra opinión o a travez precisamente de nuestro arte alzar la mano y verter nuestro toque  y liderazgo a una sociedad de luce sin rumbo.

Tengo la sensación que ademas la generación X esta siendo ninguneada pues muchos aun siguen con los discursos bipolares de capitalismo y comunismo y por otro lado muchos hablan ya de los milenials y nosotros quedamos en medio de esa discusión, sin verdaderamente protagonizar los cambios que nuestros países y el mundo necesita. La generación que creció bajo la sombra de este movimiento cultural, se abrió a creer en los artistas  no solo como artistas en si, si no como ideólogos, como guías sociales y aunque el arte tiene obvias  limitaciones nuestra generación esta a la espera de los verdaderos liderazgos culturales que están ahí entre las sombras que genera el spotlight.

Hasta ahora estamos viendo que las cosas no han cambiado casi nada y la verdad que se necesita una apertura de mente, (en el buen sentido de la palabra) donde la sinceridad, el amor y la inocencia de saber que hay que seguirse re-inventando para que como individuos y como sociedad logremos sobrevivir mejor a esta realidad y que los sueños que se vivieron en los noventas se puedan ver reflejados en la actualidad social del presente y se vean reflejados en los actos de una generación que lo vio, que lo dijo pero que hasta ahora no lo ha hecho.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply